La previa.

Un lustro atrás, en una época confusa en allá por los 2010’s estuve morando en la capital alemana, la gran e infinita Berlín donde asistí a uno de los visual shows más impactantes que he visto jamás.

Perdido por los peores bares de la ciudad encontré, el bien conocido por los amantes de los amen breaks, el club Subland. Este club creo recordar estaba regentado por el magnifico Dean Rodell -del mismo tengo algunos vinilos cuando formaba duo con Current Value y el proyecto de estos se llamaba Machine Code– pero no nos desviemos del tema. Bien, estaba en Berlin estaba en la llamada Subland donde conocí una gente que hacia eventos, hablando, me invitaron a pinchar en una de sus fiestas, a mi, un dj de provincias. La realidad es que estaba un poco abrumado, y llevaba tiempo sin tocar los platos tras mi exilio, pero todo salió bastante genial, hago un lapsus aqui… siiiiii pinché en Berlin! LOL.

¿Cómo conocí a Sansculotte?

En la sala donde actué, llegó a mis manos no se muy bien de que manera un flyer de una fiesta de Noise. El lugar del evento era una okupa llamada Kopi, el caso que en la fecha indicada fuí y… bueno la verdad es que la música, era noise, si underground lo que tú quieras, pero no dejaba de ser puto ruido, aunque me quedé totalmente impactado con lo increíble de el trabajo visual que allí se proyectaba, y quien estaba detrás de este trabajo era el colectivo SANSCULOTTE.

Ulrich Berthold, Sanji Sansculotte y Billi Pirklbauer

Sansculotte es un colectivo de artistas que produce imágenes en directo, videos de música animados y otras imágenes desde 2002. está impulsado por el interés personal en la música rítmicamente compleja más allá de la música de baile basada en bucles 4/4 que domina los clubes

Para el contenido visual, adoptan una política de usar solamente sus propias animaciones, manteniendo la apariencia estética consistente, compleja y fresca, y que coincida con la música a la que se enfoca.

Ahí van sus trabajos.

Más Información.

http://sansculotte.net/

https://vimeo.com/sansculotte